La Gaita Asturiana

Tiempo de lectura: 10 minutos

La gaita asturiana es un instrumento que lleva acompañándonos varios siglos, pero cuyo origen no deja de ser asunto de meigas. A continuación, analizamos su historia, su origen, figuras e intérpretes importantes dentro del mundo de la gaita, sus partes y algunas canciones para ser interpretadas mientras se disfruta de su mágico sonido.

Origen de la palabra «gaita»

La gaita es un instrumento con más de 1000 años de historia dentro de la península ibérica y uno de los instrumentos de viento madera con más variantes en todo el mundo.

Si bien no está muy claro el origen de la palabra gaita, los historiadores parecen coincidir en que puede ser una evolución del término gótico “gaits” cuyo significado es cabra y que hace alusión directa al material que solía emplearse hasta hace no muchos años para fabricar el fuelle de este instrumento.

En cuanto al origen del instrumento, parece ser que también muchos de los estudios realizados apuntan a que los primeros ejemplares de este instrumento podrían haber aparecido en la zona de Mesopotamia.

Posteriormente se extendió hacia oriente y hacia occidente llegando, probablemente, a la península ibérica a través de los caminos que propiciaban no solo un intercambio comercial, sino un intercambio cultural que ha estratificado en una concepción de lo que podríamos llamar una cultura común para aquellos países que comparten unas tradiciones y culturas parecidas, las llamadas naciones celtas.

Origen de la gaita asturiana

En lo que se refiere a la gaita asturiana los primeros indicios se remontan a la Edad Media, de cuya época data un bajorrelieve esculpido en el pórtico de la iglesia de Santa María de la Oliva en Villaviciosa (s.XIII).

gaitero santa maría de la oliva gaita

Se trata de la primera talla de un gaitero en la península ibérica y a nivel iconográfico tiene una importancia clave para entender la historia de la gaita en nuestro país. Es fundamental para entender otras tallas posteriores en diferentes pórticos, como el de la catedral de Toro en Zamora e incluso las tallas del Pórtico de la Gloria en Santiago de Compostela.

Otro documento en el que aparece una miniatura de un conejo tocando la gaita es en el libro de “La Regla Colorada” perteneciente al archivo de la catedral de Oviedo y que data del siglo XIV.

gaita asturiana origen historia

También se datan otros bajorrelieves en la catedral de El Salvador de Oviedo donde hay representados varios jabalíes tocando este instrumento tallados en una sillería de madera.

Para conocer el origen de la gaita asturiana debemos analizar la etimología de forma forzosa. Gaits, término gótico, significa «cabra» lo que confirma el origen de este instrumento. Fueron los pastores los que usaron un odre de cabra para poder tocar la flauta de forma distinta. Su creación se hizo tan popular que terminó por traspasar valles y laderas para convertirse en el instrumento idóneo para protagonizar capiteles como el de la iglesia de Plecín o el de Santa María de la Oliva– ambas del siglo XIII.

Aunque la gaita, por lo general, ha sido un instrumento asociado siempre a las tradiciones paganas, con la llegada del cristianismo, su uso se fue adaptando paulatinamente a las exigencias de la iglesia, ya que en muchos pueblos pequeños no disponían de otro instrumento que no fuese la gaita. De esta inmersión dentro de la música sacra nacen las misas con gaita, así como los entremedios de misa y las marchas procesionales, que gozaron de una gran popularidad en toda Asturias.

gaita asturiana misas

Desde principios del siglo XVI, según recogen varios libros de diversas parroquias y cofradías, existía la figura del gaitero como músico profesional que acompañaba en la liturgia y en las celebraciones religiosas como procesiones y romerías.

Sin embargo, posteriormente, a mediados del siglo XIX fue la propia iglesia la que ordenó quitar de las misas cualquier repertorio musical profano: “Destiérrese, en cuanto pueda, de esas funciones las gaitas que tocan por la mañana en el templo y sirven luego para profanar la fiesta” Ramón Martínez Vigil (Sínodo de Oviedo 1886). Esta medida, adoptada por la iglesia católica, supuso la desaparición de la figura del gaitero en muchas parroquias asturianas.

Para conocer lo primero que se sabía sobre la gaita debemos remontarnos al siglo VIII aC, en el norte de la india. Se empleaba en la Edad Media antes de las batallas para arengar a los combatientes. Más adelante, debido a las peregrinaciones a Santiago de Compostela entre los siglos XII y XIV, Galicia se convirtió en el epicentro de la gaita en Europa. 

Partes de la gaita

Todas las gaitas, por norma, se componen de un fuelle que es el que le da la característica común al instrumento en todas sus variables en cualquier parte del mundo. Así mismo, por lo general, suelen llevar también uno o varios bordones que dan una nota pedal y una pieza, llamada chanter en inglés, puntero en castellano, punteiro en gallego, punteru en asturiano, que funciona a través de una caña de doble lengüeta (similar a la de un oboe), sobre la cual el intérprete ejecuta la melodía.

Es aquí, precisamente, donde reside la mayor diferenciación entre los distintos tipos de gaitas que existen, no solo en la península, sino en todo el mundo, siendo algunas de ellas más fáciles de tocar por poseer una digitación completamente abierta, como en el caso de la gaita gallega, o algo más dificultosa y que requiere más estudio, aquellas que poseen una digitación cerrada como la escocesa, irlandesa o la propia gaita asturiana, cada una con sus peculiaridades.

gaita asturiana partes

Las diversas partes que forman esta instrumento son las siguientes:

Fuelle

Está formado por un odre de piel de cabra o de cordero. Hoy en día también se fabrica en materiales sintéticos resistentes transpirables como el GORE-TEX y similares.

Soplete

Es el tubo que se usa para llenar de aire el fuelle, este lleva una pequeña válvula de cuero o de algún material sintético en el extremo que va metido dentro de su correspondiente asiento para que el aire no vuelva a salir de nuevo por donde el gaitero insufla aire al instrumento.

Punteiro

Es la parte de la gaita donde se ejecuta la melodía, compuesta por un tubo sonoro que cuenta con varios orificios sobre los que se ponen los dedos para taparlos y destaparlos alternativamente y de esta forma poder tocar las piezas musicales. En la parte que va conectada al fuelle de la gaita lleva una lengüeta doble de caña (similar a la de los oboes) que es la que produce las vibraciones que amplifica el tubo cónico interior del punteiro.

Roncón

Es un tubo sonoro que va colocado encima del hombro y que produce una nota pedal sobre la que se ejecuta la melodía. Funciona con un sistema de lengüeta simple llamado pallón, que puede estar construido al igual que la payuela en caña, o en materiales sintéticos como metacrilato, diversos polímeros plásticos, fibra de carbono, etc.

Ronquín

Al igual que el roncón, hoy en día es frecuente ver gaitas asturianas con un roncón tenor, e incluso con un tercer bordón más pequeño llamado «glayon», ambos con sonido más agudo que el roncón, y que emiten un sonido continuo sobre el que el músico ejecuta las melodías, si bien, la gaita asturiana tradicional no lo llevaba.

Asientos

Son las piezas que conectan las diferentes partes de la gaita (roncón, puntero y soplete) con el fuelle.

Figuras de importancia en la gaita asturiana

Muchas son las figuras reconocidas en la historia de la gaita asturiana. No podemos mencionar a todos, pero mencionaremos algunos de ellos.

Ramón García Tuero “El gaiteru Libardón”

Es en este contexto de crisis para el instrumento cuando aparece una de las figuras que más importancia tienen para la gaita asturiana, se trata de Ramón García Tuero “El gaiteru Libardón” (1864-1932) cuya labor fue crucial para el reconocimiento de la gaita asturiana como un instrumento universal cuya proyección internacional le llevaría a tocar en dos exposiciones universales en 1889 y 1900, así como grabar para diversos sellos discográficos tan importantes como Columbia Records.

Manolo Rivas “El Gaitero de la Portilla”

Posteriormente surgieron otros gaiteros como Manolo Rivas “El Gaitero de la Portilla” (1886-1956) virtuoso interprete de gaita y violinista quien llegó a aparecer en el documental “Día de Fiesta en Asturias” en 1942 y en la película “Ronda Española” (Ladislao Vajla, 1951) poco antes de fallecer.

Antonio Álvarez Vega «Antón El Cogollu»

Es también a finales del siglo XIX cuando aparece otra figura que será esencial, sobre todo en lo que se refiere al desarrollo y construcción del instrumento, que gozó de gran popularidad en toda Asturias. Se trata del constructor Antonio Álvarez Vega, más conocido popularmente como “Antón El Cogollu” (1883- 1959), quien ha servido como referente a muchos de los constructores modernos de gaitas asturianas como Alberto Fernández Velasco, Vicente Prado Suárez “El Pravianu” o Diógenes, por poner algunos ejemplos.

Otros gaiteros contemporáneos

Otros gaiteros contemporáneos cuya figura podríamos destacar son Enrique Mariño López “El Xarreru de la Cuesta” (1887-1959) y José Remis Vega “Margolles” (1880-1963) constructor también de gaitas y gaitero oficial de palacio durante el reinado de Alfonso XIII.

A mediados del siglo XX la gaita sufre una paulatina desaparición en un ambiente de posguerra en el que los símbolos que identifican a las diferentes culturas son marginados. En las fiestas, ya no es el gaitero la figura principal que ameniza los bailes de las verbenas. En su lugar, las orquestas de baile van tomando un progresivo auge.

Es en el ámbito familiar donde más se mantiene el instrumento, ya que existe toda una generación que se preocupa por mantener viva la tradición dentro de este difícil contexto.

José Remis Ovalle “Gaitero Mayor de España”

Dentro de esta época hay que destacar especialmente la figura del José Remis Ovalle, quien ostentó el título de “Gaitero Mayor de España”.

José Remis comenzó a tocar la gaita a los 12 años de mano de su padre antes mencionado José Remis Vega y alcanzando una notoriedad y fama internacionales que le llevarían a recorrer gran parte de Sudamérica y Estados Unidos con su gaita al hombro y a grabar su primer disco en 1960 en Buenos Aires.

Otros gaiteros destacables

Otros gaiteros destacables de esta época fueron José Antonio García Suárez “El Gaitero de Veriña” quien se volvió muy popular por sus composiciones y arreglos, Luis Argüelles Díaz conocido como “Luis de Arnizo”, Chema Castañón, José García Tejón “Fariñas”, José Llano “Llanin”, Pancho Galán e Ignacio Noriega “El Gaiteru de San Roque”.

Nueva generación de gaiteros en Asturias

En los años ochenta surge una nueva generación de gaiteros por toda Asturias que tomarán el relevo de los anteriormente mencionados y que darán un impulso definitivo, con la creación de bandas y escuelas de gaita por toda la región asturiana, al instrumento.

tejedor

Dentro de esta nueva escuela podemos mencionar a Xuacu Amieva, Vicente Prado Suarez “El Pravianu”, José Angel Hevia Velasco, Alberto Fernández Varillas, Flavio Benito, José Manuel Tejedor Mier, Pedro Pangua o Manolo Quirós como referentes indiscutibles de esta nueva corriente de gaiteros.

Esta nueva corriente de gaiteros antes mencionada comienzan a estudiar el instrumento desde una perspectiva integral con intención de mejorarlo, tanto en el ámbito de la construcción como en el refinamiento de la técnica a la hora de interpretar las piezas, además de realizar un extenso trabajo de recopilación de repertorio por toda Asturias. Ellos son protagonistas de grandes canciones actuales con gaita asturiana.

Xuacu Amieva

En 1984 Xuacu Amieva saca el primer método de gaita asturiana, dando origen así a una enseñanza reglada de la gaita. En el se recogen todos los avances realizados en la forma de interpretar, así como la grafía de los diferentes adornos escritos en la partitura. Se abre de esta forma un camino que será crucial para integrar el instrumento, algunos años más tarde, dentro de las enseñanzas regladas de los conservatorios y escuelas de música por todo Asturias.

Comienzan a surgir bandas de gaitas por todo el territorio asturiano, muchas de ellas dirigidas por los maestros anteriormente mencionados, como “Banda de Gaites del Naranco” dirigida por Xuacu Amieva, “Banda de Gaites de Villaviciosa” con José Angel Hevia al frente o “Fonte Fuécara” dirigida por Pedro Pangua.

Constructores de gaitas

Con la creciente demanda de instrumentos surgen nuevos constructores por todo Asturias entre los que destacan Alberto Fernández Velasco, Diógenes García, Vicente Prado “El Pravianu”, Manolo Quirós, Fernando Mori, Carlos M. García, Luis de Arnizo y Miguel Alonso, quien trabajará codo con codo junto a José Ángel Hevia, Alberto Arias y Miguel Dopico en el primer modelo de gaita MIDI desarrollado y patentado en el mundo.

Conceyu de Gaiteros Asturianos

En 1990 se crea el Conceyu de Gaiteros Asturianos en el que participan la mayoría de los profesores e intérpretes más reconocidos, organizando reuniones de forma periódica con los constructores para llegar a diferentes consensos acerca de lo que sería en futuro de la gaita asturiana.

Se establece un cambio de digitación que permitirá diferenciar el Si natural del Si bemol y se fija la postura del Do alto por detrás. Se establecen unas medidas unificadas para la construcción de punteros en DO (33 cm) y se estandariza una misma digitación que consigue una escala temperada a la que, posteriormente, cada uno de los luthieres le daría un timbre personal según sus propios criterios de construcción.

Se abandona así la tendencia a las gaitas en tonos más agudos “grilleiras” muy populares en la época de Remis. Se estandarizan unas medidas para la construcción de “payuelas” que son las cañas que se utilizan para hacer sonar el punteiro de la gaita y empieza a experimentarse, poco a poco, la implementación de más bordones al instrumento como el ronquillo y el “glayon” que sería como un chillón de gaita gallega, elementos que no existían hasta entonces en la gaita asturiana.

Nuevas figuras de la gaita

Desde finales del siglo XX hasta la actualidad se siguen creando nuevas escuelas ante la creciente demanda por aprender el instrumento y surgen nuevas figuras dentro del panorama que llevan la técnica a un punto de pulcritud y refinamiento nunca vistos.

José Manuel Tejedor, Jorge Fernández Areces, Roberto Junquera, Xuan R. Muñiz, Eugenio Otero, Ricardo Soberado, Diego Pangua, Oscar Fernández, Iñaki Sánchez o Jordi Fernández Boltá son solo algunos de los nombres de referencia en el panorama actual de la gaita asturiana.

La gaita asturiana actualmente

Hoy en día, la gaita asturiana está consolidada no solo dentro del ámbito de la música tradicional en Asturias, sino dentro de las enseñanzas musicales regladas en conservatorios, dando lugar a una nueva generación de gaiteros que obtienen una titulación oficial al terminar los estudios de este instrumento.

Cabe destacar, así mismo, la importantísima labor que realizan los centros asturianos fuera del principado para ofrecer la posibilidad de aprender a tocar este instrumento y que, de alguna forma han logrado que la gaita asturiana se universalice llegando a formarse bandas de gaitas en países de todo el mundo como La Habana, Méjico D.F, Buenos Aires, Bruselas, Madrid, etc.

 

Francisco Javier Celada Quintanilla.

Agradecimientos: Juan Oliver Mosquera y Alfonso Fernández Álvarez. 

consultor seo

Celta Digital

Música y cultura van de la mano en esta revista digital, donde encontrarás información relacionada con la Música Folk, Eventos Culturales, Crónicas, Esoterismo, Mitología sobre Celtas y Vikingos, y temas como: Festivales, Grupos / Músicos y Mercados Medievales.

(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.