Los colores de las velas y su poder (2º parte)

Tiempo de lectura: 3 minutos

El poder de las velas no radica en su color sino en la energía que mentalmente potenciamos sobre ellas mientras las agarramos entre las manos antes de prenderlas.

Los colores en sí  aportan a la mente unas sensaciones que tienen impacto en nuestra mente y nuestra alma y que nos predispone a proyectar sobre las velas nuestra voluntad de conseguir aquello por lo que las encendemos.

Los colores de las velas y su poder

Es como si el color nos ayudara a despertar en nuestro interior una fuerza, unos sentimientos que al final son los que nos ayudarán a crear un entorno energético adecuado para que la energía del Elemento Fuego medie a nuestro favor. De hecho, las velas de color son relativamente recientes  ya que las primeras  aparecieron entre finales del siglo XIX y principios del XX.

Hasta ese momento, las velas utilizadas eran blanquecinas o amarillentas dependiendo del material usado ya fuera sebo, aceites o cera de abeja. Los antiguos celtas no tenían velas de colores sino que sus peticiones eran realizadas a través de las hogueras o de un equivalente a las actuales velas a modo de lámparas de sebo.

Muchos son los colores de velas que encontramos en el mercado y ante tanto despliegue, podemos tener dudas acerca de qué color elegir en función de nuestra petición.

A continuación se detalla una relación entre los colores de las velas y su predisposición a actuar a nuestro favor, dependiendo del tipo de petición que les formulemos. A pesar de esta relación es importante señalar que si un color os llama la atención para un determinado propósito o petición, empleadla para acercaros a vuestro objetivo a través de los genios que rigen el elemento Fuego, las Salamandras.

Las guías de colores son sólo eso, orientaciones, la mejor guía es la que surge en nuestro interior cuando se siente especial atracción por un color. De todas formas y ante una duda, la vela blanca es la idónea para cualquier petición que queramos realizar. Lo único realmente importante es proyectar nuestro objetivo sobre ella.

MARRÓN: Fortalece el cuerpo y la mente, ayuda a ganar confianza y seguridad en uno mismo a partir de las enseñanzas del pasado, afianza negocios y elimina la negatividad de nuestro hogar y la que nos envuelve.

AZUL: Ayuda en la transformación interior, en alcanzar la templanza necesaria para llegar al equilibrio personal, mental y espiritual. Prepara la mente y el alma para tomar la mejor decisión ante una tesitura. También favorece las firmas burocráticas, juicios, asuntos legales. Ayuda a ver la verdad y a desarrollar nuestra sabiduría interior.

ROJO: Aporta vitalidad, constancia, fuerza física y psíquica, valentía, capacidad de lucha para vencer nuestros propios temores y apartar los muros que se van levantando en nuestro camino, ya sean levantados por nosotros mismos o por otros. Es también el color que ayuda a revitalizar la energía entre la pareja.

VIOLETA: Facilita el desarrollo de la memoria y del sentido común. Ayuda a mejorar la comunicación con el entorno. Es un color ideal para los estudiantes, escritores pintores y artistas en general. Por otro lado, tiene una vertiente más esotérica ya que favorece la clarividencia, la comunicación con los Espíritus de la Naturaleza y sus entidades energéticas.

VERDE: Es un color que revitaliza cuerpo-mente-espíritu. Trae fertilidad a nuestra vida ya sea a nivel laboral, emocional, sentimental. Es el color de la búsqueda del amor verdadero. Ayuda a que seamos más generosos con nuestro entorno lo cual impacta en nuestro crecimiento personal y en nuestra madurez espiritual. Predispone a que la buena suerte nos acompañe.

NARANJA: Color directamente relacionado con la renovación energética, apertura de nuevos caminos, nuevos proyectos. Favorece nuestra adaptabilidad ante una situación mientras buscamos un cambio de suerte. Es el color ideal para expresar agradecimiento a los seres energéticos por asistirnos durante nuestras peticiones.

AMARILLO: Abre caminos gracias a la comunicación. Aumenta la inventiva, creatividad, rapidez mental. Favorece el aumento de confianza en nosotros mismos y por ende, nuestra capacidad de convicción ante terceros para los nuevos proyectos que queramos iniciar.

BLANCA: Color comodín para cualquier petición que se desee realizar. Aporta armonía personal y familiar, pureza, claridad mental, integridad. Ayuda a encontrar la verdad en nuestro interior, a establecer contacto con los guías energéticos, con los lares de nuestro hogar y con las fuerzas de la Madre Naturaleza.

Imma García

consultor seo

Celta Digital

Mentes inquietas, apasionadas de la magia y el misterio de otras culturas, recogemos en esta revista digital información sobre eventos culturales, música folk, crónicas, esoterismo, mitología celta o historias de vikingos. Búscala en Festivales, Grupos / Músicos y Mercados Medievales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.