edad media

Época Medieval: Instrumentos, Música y Etapas de la Edad Media

El medievo es la época más larga de la historia y una de las épocas más interesantes de la historia de la humanidad. A pesar de que muchas personas lo consideran un período oscuro, podemos exponer muchas características y costumbres de este periodo histórico en lo referente a la cultura, forma de vida y sociedad. A continuación te contamos cuáles son las características y las etapas de la Edad Media.

¿Qué es la Edad Media?

La Edad Media es el período que tuvo lugar entre los siglos V y XV. Es un concepto que está muy relacionado con el mundo occidental, ya que hace referencia a cómo se desarrolló la sociedad y la cultura en Europa durante estos años específicamente.

De hecho, para marcar el comienzo y el final de la Edad Media se utilizan fechas que implican sucesos de gran importancia en el continente europeo. Existe un consenso que sitúa el comienzo de este período en el año 476, el momento de la caída del Imperio Romano de Occidente.

Para determinar cuál fue el final del medievo se manejan dos fechas. Una de ellas es el descubrimiento de América, en el año 1492. La otra es el final del Imperio bizantino. Ambos hechos implicaron cambios tan grandes en la política y el concepto del mundo en Europa que dieron paso a la Edad Moderna.

La Edad Media se caracteriza por ser una etapa de cambios dentro de las edades de la historia, sobre todo en lo que se refiere a las ideas que se tenían sobre el mundo. Como transición entre la época antigua y la moderna, el medievo significa el paulatino abandono del pensamiento mágico y la conformación del ideario necesario para desarrollar el método científico.

carro de madera edad media

La Edad Media y sus etapas

La época medieval está dividida en una serie de períodos diferenciados. El hecho de que se trate de una etapa de la historia que abarca tantos siglos hace que resulte mucho más sencillo establecer divisiones con sus características y sucesos propios. Aunque existen muchas maneras de realizar esta partición, lo más habitual es hacer las siguientes diferenciaciones en etapas:

Los comienzos de la Edad Media

Los inicios de este momento histórico se sitúan a mediados del siglo V. En este momento se produjeron una serie de cambios políticos que implicaron una división del poder. La caída del Imperio Romano de Occidente produjo una fragmentación de los núcleos políticos, lo que hizo que la parte central y occidental de Europa fuese mucho más vulnerable a las invasiones bárbaras que el Imperio ya estaba sufriendo.

Estas nuevas relaciones entre pueblos crearon un cambio cultural, ya que la ideología romana se vió mezclada con las expresiones culturales germánicas. A la vez, el comienzo de las invasiones de los musulmanes creó un nuevo foco de encuentro con culturas diferentes, creando un crisol de civilizaciones que dieron el carácter específico de la Edad Media.

Junto con estos cambios se fue estableciendo un sistema económico y social que todos relacionamos enseguida con el medievo: el feudalismo. Este sistema consiste en el establecimiento de relaciones entre los campesinos que trabajaban la tierra y los señores, dueños de la misma. Esto significó el final de una época esclavista, pero el nuevo sistema también implicaba el pago de tributos y diezmos, además de la total sumisión de la mayoría del pueblo al poder de unos pocos.

medievo

En cuanto al cambio cultural, Occidente abandonó, aunque nunca completamente, la herencia grecolatina a cambio de una fuerte influencia del cristianismo y los valores orientales. Así es que la literatura pasa a beber de fuentes árabes y mesopotámicas, como los cuentos de las Mil y una noches, la Biblia y las grandes epopeyas sumerias y acadias. La cristianización del continente llegó hasta el norte del mismo, de forma que los pueblos celtas también vivieron un cambio en su ideología y religión que tuvo consecuencias hasta el día de hoy.

La Alta Edad Media

La Edad Media de los siglos V hasta el X recibe el nombre de Alta Edad Media. Este es el momento en el que feudalismo está en pleno apogeo, de forma que los reyes han perdido ya casi todo el poder y no tienen más capacidad de dominio que los señores dueños de las tierras. En cualquier caso, los reinos que se formaron eran de carácter germánico, pues se establecieron a partir de las invasiones bárbaras. Los suevos, vándalos y alanos son algunos de los nombres más conocidos entre las civilizaciones procedentes del este del continente.

Este movimiento de la población de los núcleos urbanos hasta el campo, a los feudos, tuvo muchas implicaciones en cuanto al nivel cultural de la mayoría de los habitantes. La falta de acceso a centros de formación significó la paulatina analfabetización de la población, que dejó de tener contacto con la alta cultura. Así es como los caminos, por ser centros de paso y migraciones, se convirtieron en los lugares en los que se ponían de manifiesto las diferentes artes y compartían conocimientos. Así hubo un desarrollo muy notable de la cultura popular.

De la misma manera, la falta de contacto con el latín, la lengua de cultura, aceleró el proceso de la creación y diferenciación de las lenguas romances. Es en este momento en el que podemos empezar a distinguir entre los idiomas que hablamos hoy en día, desde el español, el gallego y el catalán, hasta el francés o el rumano. Esto también significó la aparición de la literatura en estas lenguas, al principio muy ligada al auge de la poesía popular.

La baja Edad Media

La otra gran etapa del medievo tuvo lugar entre los siglos XI y XV. Se denomina como baja Edad Media y se caracteriza por la reaparición de los núcleos poblacionales de mayor tamaño. Esto significó también la creación de una nueva clase social, la burguesía, aquellos habitantes de los burgos o ciudades que poco a poco fueron creando redes comerciales, las cuales funcionaron gracias al establecimiento de nuevos oficios relacionados con la producción de bienes y la oferta de servicios.

Esto implicó necesariamente un cambio tanto a nivel tanto político como económico. Los señores feudales fueron perdiendo poco a poco su poder y se fueron asentando las bases del liberalismo económico que, en última instancia, darían lugar al actual sistema capitalista. El dinero, gracias al comercio, se convirtió en el nuevo instrumento de poder, de forma que la burguesía, aquella parte de la población más relacionada con el mundo comercial, fue acaparando cada vez más posibilidades a nivel político.

En cuanto a la cultura, se crearon nuevos centros de conocimiento que marcaron el devenir de lo que hoy conocemos como cultura medieval. Fue el momento de la creación de las primeras universidades en el continente, tales como la de Bolonia o la de Salamanca. A pesar de que efectivamente fueron momentos de creación cultural y trabajo filosófico, lo cierto es que en general la educación y el conocimiento estuvieron, a grandes rasgos, a merced de la Iglesia Católica.

Algunos de los grandes filósofos que recordamos de esta época, como Santo Tomás de Aquino, vivieron en este contexto y fue el gran exponente de la escolástica, uno de los movimientos filosóficos de mayor renombre de la época.

libro edad media

El fin de la Edad Media

El último tramo del medievo está protagonizado por algunos hechos de gran relevancia para la historia. En cuanto al nivel político, cabe destacar el final de la Guerra de los Cien Años. Este conflicto estuvo protagonizado por los monarcas ingleses y los franceses. Este fue uno de los hechos que aceleró la caída del sistema feudal y la consolidación de los burgos y villas como centros de la vida popular, estableciendo el comercio como principal fuente económica.

En el plano cultural, la aparición de la imprenta fue clave para marcar la transición entre la Edad Media y la Edad Moderna. Gutenberg es el nombre con el que reconocemos la creación de esta tecnología que nos permitió crear copias de volúmenes rápidamente, prescindiendo del laborioso trabajo de los copistas. Esto aceleró la producción cultural, así como la alfabetización de la población. Acercar la cultura a las masas fue otra consecuencia de la creación de la imprenta, borrando poco a poco la frontera entre alta cultura y cultura popular.

En lo que respecta a la religión, la Reforma protestante fue otro cambio clave en la ideología de esta etapa histórica. Una de las ideas que resultaron más revolucionarias en este sentido fue la posibilidad de abrir la interpretación de los textos sagrados al criterio personal. Esto significó una mayor independencia en el plano espiritual y el combate de los dogmas religiosos que habían sido predominantes durante los siglos anteriores. Además, el protestantismo también está muy relacionado con la gestación del ideario liberal que tuvo gran protagonismo desde la Edad Moderna hasta los días actuales.

La sociedad en el medievo

Como ves, entre los distintos momentos de la Edad Media podemos distinguir grandes diferencias, pero en general hay una serie de cuestiones que identificamos como costumbres medievales en la actualidad.

La diferenciación de la sociedad en estamentos es uno de ellos. El hecho de que existiese una jerarquía social con forma piramidal, donde el grueso de la población se encontraba en la posición más baja, sin apenas poder, mientras que en las partes superiores de la pirámide se encontraba una pequeña minoría de señores feudales y monarcas. Entre ambos mediaba el clero, la parte de la población relacionada con el poder eclesiástico, con un gran poder político. Con la paulatina aparición del comercio y la burguesía, este nuevo estamento social se posiciónó en el centro de la pirámide, entre los campesinos y el grupo de poder del clero y de la nobleza.

Entre las clases más bajas la unidad comunitaria principal fue la familia. Los núcleos familiares constituían la base de la economía en su nivel más bajo. Para poder subsistir, los distintos miembros de una familia, que podía incluir más allá de los progenitores y los hijos, debían repartirse el trabajo. De esta forma tenía la opción de incrementar su productividad para obtener alimento y otros enseres necesarios para la vida diaria. A la vez, esta división del trabajo en la familia implicaba también un reparto de las tareas desigual entre hombres y mujeres, configurando el ideario patriarcal.

La cultura medieval

La Edad Media es una de las etapas de la historia más interesantes a nivel cultural. En el plano religioso podríamos destacar muchas cosas, pero una de las más interesantes es el hecho de que la cultura de los pueblos celtas trascendió el proceso de cristianización, de forma que el catolicismo que todavía se encuentra en Irlanda tiene unas características propias de la cultura celta.

Otras de las expresiones de la religión medieval fueron la arquitectura y el arte. Las construcciones de castillos, iglesias y catedrales, presentes en los estilos románico y gótico, son todavía hoy centros culturales y turísticos que seguimos visitando para conocer su belleza y valor. El arte estuvo también muy relacionado con los edificios religiosos, ya que algunas expresiones artísticas como la pintura o la escultura alcanzaron en ellos su máximo exponente.

la edad media

El arte tuvo un fuerte componente religioso, de forma que la mayoría de representaciones están relacionadas con el ideario cristiano. Esto implica que veremos sobre todo representaciones de Jesucristo o la Virgen, además de un gran abanico de santos y mártires cuyas imágenes en las iglesias servían para comunicar la historia bíblica al pueblo analfabeto.

La literatura medieval floreció en muchos sentidos, pero uno de los más destacados es el de la poesía popular. Los llamados villancicos, las cantigas o los romances son expresiones de los intereses e inquietudes del pueblo llano. Estas formas literarias tuvieron una gran influencia en la alta cultura de la época moderna. Los grandes poetas que estudiamos a día de hoy bebieron de estas fuentes populares para crear sus obras más conocidas.

Estas son las etapas de la Edad Media, las características de su sociedad y las tendencias principales de sus corrientes culturales. Así es como este momento de la humanidad se convirtió en indispensable para construir y entender al mundo en el que vivimos actualmente.

La Música en la Edad Media

Gracias a la música religiosa en la Edad Media y a sus fuentes escritas te puedes hacer una idea de cómo sonaba. Por desgracia, no es posible reproducirla exactamente, pero, por el conocimiento de los instrumentos que se empleaban, logramos acercarnos a ciertas melodías. La música profana ha llegado hasta nosotros por repetición popular, renombrándose así como tradicional.

Características de la música en la Edad Media

El Medievo es una época oscura, sobre todo durante los primeros siglos, cuando abundan textos religiosos. Por estos, puedes acercarte a lo que era la música en la época medieval y al tipo de instrumentos que se empleaban, aun careciendo de partituras para reproducirla.

El clero se encargaba de recoger por escrito las composiciones religiosas que, por suerte, perduran para nuestro regocijo. Liturgias cantos gregorianos llenan numerosos códices. También surgen, dentro del contexto español, villancicos y el famoso Auto de los Reyes Magos, que data del siglo XII.

Por otra parte, de la música profana en la Edad Media no tenemos tantos datos pero, aun así, las lenguas populares, de manera tradicional, han ido recopilando lo mejor de esta.

musica en la edad media

La música profana en la Edad Media

La música profana es el origen de lo que hoy conocemos como música tradicional o folklórica. Actualmente nos sirve para delimitar una parte de la cultura de un pueblo o región, aunque, antiguamente, estas fronteras no eran de fácil demarcación.

En Europa, trovadores y juglares se encargaban de popularizarla, bajo la opresora mirada de la Iglesia. Dentro del entorno ibérico, sus letras recogen historias de amorgestas heroicas, sátiras e, incluso, cantos fúnebres y a la moral.

Como era una música que pretendía llegar al pueblo, esta era entonada en las distintas lenguas vulgares, es decir, del vulgo (el pueblo). Las lenguas romances toman protagonismo y logran grabar en las mentes de mucha gente lo que pasará a ser una tradición.

La música celta

La celta forma parte de las músicas del mundo. Por como la entendemos hoy, se caracteriza por el uso de determinados instrumentos, aunque es necesario ahondar en su origen.

Se sitúa en los pueblos de Europa occidental, los que se denominan naciones celtas y aquellos que se consideran dentro de esta tradición. Aunque cada región ofrece particularidades diferentes, tienen en común la raíz romántica y el ritmo instrumental empleado.

Irlanda y Escocia son máximos exponentes de este tipo de música. Debes tener en cuenta, además, las influencias en regiones como Galicia, Asturias, Cantabria y el norte de Portugal, dentro de la Península Ibérica.

Instrumentos musicales de la Edad Media

Los instrumentos que se utilizaban en el Medievo son numerosos. Entre los de cuerda, puedes encontrar el laúd, el arpa, el rabel, el salterio, la lira, la guitarra y el monocordio.

instrumentos edad media

También existían numerosos instrumentos de viento, tales como la remota cornamusa (o gaita), la flauta, el oboe, la bombarda, la trompeta, la tuba y el órgano, entre otros.

Por su parte, la percusión durante el siglo XII estaba representada por tambores y crótalos.

Aunque la música religiosa en la Edad Media está más documentada, la tradición se ha ido formando gracias a la música profana.

consultor seo

Celta Digital

Música y cultura celta van de la mano en esta revista digital en la que encontrarás información relacionada con la música folk y la comunidad celta, como Mercados Medievales, Agenda de Conciertos y Festivales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.