pueblos celtas

Pueblos Celtas

A pesar de que el norte de Europa mantiene los restos celtas más importantes del continente, lo cierto es que también en la Península Ibérica encontramos restos de la presencia de este pueblo tan antiguo. De hecho, los pueblos celtas en España permanecieron durante años incluso tras la llegada del Imperio Romano.

¿Sabes como vivían los celtas en España?

Para conocer las características de los pueblos celtas es fundamental que hagamos un pequeño recorrido por las zonas en las que estos grupos poblacionales se asentaron. A pesar de que también vivieron en el centro de la meseta y en el sur, hoy te traemos información sobre tres pueblos celtas del norte del país:

Galaicos: los celtas en Galicia

Cuando pensamos en los celtas en España en seguida se nos viene a la cabeza Galicia, una de las Comunidades Autónomas con más restos y con mayor pervivencia de la cultura celta. Los galaicos, el pueblo que la habitó, no solo dejó yacimientos donde podemos descubrir las ciudades celtas en España, sino que también afecto al lenguaje.

De hecho, en gallego todavía se conservan palabras celtas en el vocabulario que sobrevivieron a la romanización de la cena. Algunos ejemplos curiosos son los nombres de algunos árboles, como carballo (“roble”) o bidueiro (“abedul”). También se conservan restos de la lengua celta en nombres de accidentes geográficos (como los ríos Miño, Sil o Eume) y algunos nombres de persona (Breogán o Viriato son dos ejemplos bien conocidos).

Astures

Afincados en la zona de Asturias y de León, los astures fueron vecinos de los galaicos y compartieron con ellos su estilo de vida. Sobrevivían gracias a la agricultura y la ganadería, donde las ovejas tenían un lugar predominante.

En esta zona del mapa se han encontrado restos de joyería que nos acercan al gusto estético de la población celta del norte de España. Los torques son una de las piezas más características: brazaletes metálicos con una pequeña abertura, cuyos extremos se encuentran bellamente adornados.

Cántabros

En Cantabria, parte de Asturias y las provincias del norte de Castilla y León vivieron los cántabros, un pueblo que hay que observar detenidamente si queremos conocer a que se dedicaban los celtas.

La guerra, por ejemplo, era una de las actividades principales y sus condiciones eran duras para los combatientes. Además, estaba muy relacionada con la caza, aunque esta ya no era su principal forma de subsistencia.

Estos son solo tres de los pueblos celtas en España. Los arévacos y los vacceos son otros ejemplos de comunidades de origen celta que poblaron nuestro país en el pasado. Conocer los secretos que guarda la arqueología es una de las mejores formas de acercarnos a este estilo de vida tan particular.

pueblos celtas

Los pueblos celtas

Es muy importante conocer cómo eran los pueblos celtas, ya que su existencia, cultura y costumbres lograron una gran influencia en la historia haciendo ser lo que somos hoy en día. Los pueblos celtas han sido civilizaciones poco conocidas ya que hay muy poca información sobre ellos, dado que se le dio más importancia a los romanos, griegos y escandinavos.

El pueblo celta es una de tantas civilizaciones que coexistió hace miles de años, siendo su cultura no muy conocida en realidad. Cabe destacar, que la cultura celta es realmente primordial y atrayente, desde sus creencias, religiones, leyendas y costumbres, es muy interesante aprender distintas cultas, más si estas surgieron hace muchísimos años en el pasado, cuando ni siquiera existíamos.

Por lo tanto, ¿quiénes eran los celtas? Los celtas constituían una civilización de diferentes pueblos que vivían durante la época de la Edad de Hierro, estos se encontraban dispersados en diferentes áreas de Europa, por lo que nunca tuvo que ser comparado con un imperio o una gran comunidad, ni con una fuerte política como el Imperio romano, dado que cada pueblo era independiente de otro, aunque podían conservar ciertas características semejantes.

Su política era muy simple y básica, dado que ellos constituían pueblos y tribus relativamente pequeñas, solo contaban con un líder en cada localidad, quien era el caudillo y poseía toda la autoridad para dirigir al pueblo, aunque también había otras formas de autoridad como militares, personas que organizaban el pueblo por lo que los habitantes se dirigían a estos con sumo respeto.

Lo que caracteriza al pueblo celta en general es su lenguaje, dado que esa lengua surgió en base al idioma protecéltico, y muchos especializados en las lenguas antiguas aseguran que este fue el primer idioma, así como muchos otros, que se difundió en aquella zona indoeuropea. Asimismo, existen diferentes tipos de lenguas célticas, entre las cuales tenemos: el córnico, el bretón, el gaélico escocés, el galés, el irlandés y el manés. Aunque muchos historiadores afirman que había otras lenguas que se extinguieron en su totalidad.

El pueblo céltico en general era muy guerrero, por lo que, aunque tenían características similares en cuanto a cultura y creencias, era algo común si por alguna riña se enfrentaran entre ellos, por eso también se justifica el motivo por el cual nunca se unificaron los pueblos y no se creó una civilización solamente, que contara con una sola figura centralizada.

Los pueblos celtas se ubicaban en lo que actualmente conocemos como Irlanda, Gales, Escocia, y una parte considerable de Inglaterra, donde se ubicaban los Britanos. Es por ello por lo que muchas lenguas de las que mencionamos anteriormente siguen existiendo en estos países. Entre los pueblos más destacados de las civilizaciones celtas encontramos:

  • Celtíberos

Según investigaciones y teorías, se dice que los celtas e íberos se unieron y formaron un asentamiento; no obstante, no se sabe cómo ocurrieron dichos acontecimientos (si se fusionaron por un acuerdo de alianza o si fue a través de una conquista) Ellos habitaban parte de la península ibérica, donde se sitúa actualmente Huelva, Sevilla. Las costumbres de los Celtíberos fueron adoptadas por los íberos, quienes acogieron su método de escritura.

Asimismo, se hallaron un gran número de monedas que utilizaban en este pueblo, las cuales están talladas con el nombre en celtíbero del lugar donde fueron creadas. Así como también placas de bronce donde se reconocía el pacto de hospitalidad, tras recibir a una persona en su sociedad.

  • Galos

Vivían en los territorios que actualmente conocemos como Francia, también Bélgica y parte del Oeste de Suiza, además de Holanda y Alemania. Quienes, económicamente, dependían de los minerales que había en sus tierras, donde destacaba el hierro. Asimismo, eran reconocidos por ser guerreros feroces, con una numerosa cantidad de armas que eran de excelente material y calidad. Ellos batallaban sin ropa, solo con su escudo y armas, eran rebeldes y valientes, por lo que intimidaban a los demás pueblos, incluso a Roma.

Además, se destacaban también en otros ámbitos como la herrería, la artesanía, por lo que eran muy creativos y solían realizar muchos inventos que hasta hoy en día son conocidos.

  • Helvecios

Se trataba de una unión de tribus celtas, estos se encontraban ubicados entre el Alto Rin, el lago de Ginebra, y los Alpes. Por lo que en un tiempo pudieron dominar todo el territorio, sin embargo, al recibir la presión de tribus germánica, tuvieron que desplazarse hacia el norte del río Garona, donde tuvieron una confrontación con los romanos, la cual perdieron.

Después de distintas disputas con los romanos, cerca de Bibracte, fueron atacados por los romanos, quienes asesinaron a la mayoría de la tribu, mientras que otros fueron llevados como esclavos, mientras que los pocos sobrevivieron regresaron a las antiguas tierras de Helvecia. Posteriormente, unieron fuerzas con Vercingétorux, para liberar a Galia de Roma.

  • Britanos

Eran pueblos indígenas ubicados en la isla de la Gran Bretaña, algunos afirman que se trataban de descendientes de íberos. Se dice que no hablaban lenguas celtas ni indoeuropeas.  Las tribus celtas que eran más conocidas se llamaban los dummnoni y durotriges, además de los dubonii, cornovii, los iceni, coritani, entre otros.

Estos eran de baja estatura, cabellos castaños y oscuros y piel morena, acostumbraban a pintar su piel y utilizaban marcas en sus rostros y cuerpo, eran conocidos por ser fuertes guerreros y feroces.

En aquella época, la isla de Gran Bretaña era conocida como “Albion”, además de que los Britanos no fueron los primeros de llegar a esta isla, dado que antes estaban otros celtas gaélicos, quienes eran todo lo contrario: altos, pelirrojos, rubios, piel blanca, nobles y musculosos, con un lenguaje parecido al latín primitivo. Ellos eran buenos en el arte, y en realizar trabajos con metal, sin embargo, no eran guerreros. Sin embargo, muchísimos años más tarde, fueron invadidos por los gálatas, quienes más tarde fueron llamados britanos.

Cabe destacar que, las islas de la Gran Bretaña han sido quienes han conservado el idioma celta, como el galés. El bretón también es hablado en la Bretaña Francesa, el cual fue un idioma que también trajeron los britanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.