Rainbow Tree: La misteriosa piedra preciosa de Ópalo, Australia

Tiempo de lectura: 2 minutos

El Rainbow Tree (“El árbol del arcoíris”) es un ópalo de Boulder. Una piedra preciosa de Queensland, Australia. Y dado a su misteriosa composición y enigmática belleza, es una de las variedades más valiosas del mundo.

Pocas piedras preciosas son el Rainbow Tree. De hecho, hablamos de una roca que exhibe todos los colores del espectro mediante un juego de tonalidades multidimensionales y caleidoscópicas.

Rainbow Tree Australia

Tales características hacen de la piedra un mineral único y exclusivo. Sólo el 2% de los ópalos australianos son rocas de Boulder. Razón por la cual numerosas leyendas e historias giran en torno al misterioso árbol del arcoíris.

Origen del Ópalo de Boulder, el Rainbow Tree

Las piedras preciosas de Queensland datan del período cretácico. Su composición, además, se debe a las particularidades de la tierra. Motivo por el cual los geólogos coinciden en que los ópalos son el resultado de la aridez de la zona al margen de los extensos períodos de lluvia.

De esta manera, las intensas precipitaciones dan lugar a pequeñas partículas de silicio. Una vez disueltas, estas partículas se evaporan junto con las moléculas de agua. Luego se cristalizan en diminutas esferas, y finalmente dan origen a los ópalos como respuesta a los drásticos cambios ambientales que sufren los sedimentos.  

El Rainbow Tree, siendo un ópalo de Boulder, fue descubierto en 1869. Sin embargo, historias mucho más remotas y antiguas se desprenden de estas hermosas gemas ancestrales.

Entre ellas destacan las creencias de los antiguos romanos. Por un lado tenemos a los hombres sabios del Imperio Romano. Siendo hombres de ciencia pero a su vez creyentes, para ellos las gemas eran sinónimo de poder, conocimiento y salud.

Mientras tanto, las leyendas de los aborígenes australianos hacen referencia a los ópalos en virtud del nacimiento de la tierra y del origen de la vida.

Composición de la piedra preciosa

Este maravilloso cristal se compone principalmente de dióxido de silicio y agua. La tierra, siendo el resultado de restos fósiles con más de 140 millones de años, es precisamente quien permite la mezcla entre ambos compuestos de manera natural.

Cuando el agua se evapora y da lugar al sílice, se crea el ópalo. De este modo, un opal termina siendo un mineraloide caleidoscópico de múltiples tonalidades cambiantes.

Comparables con la aurora boreal o el océano, estas piedras iridiscentes son únicas entre sí. Ninguna piedra se parece a otra. Siendo el fenómeno natural de la opalescencia el responsable de la ilusión óptica que cada piedra preciosa proyecta por sí misma. 

consultor seo

Celta Digital

Mentes inquietas, apasionadas de la magia y el misterio de otras culturas, recogemos en esta revista digital información sobre eventos culturales, música Folk, crónicas, esoterismo, mitología Celta o historias de Vikingos. Búscala en Festivales, Grupos / Músicos y Mercados Medievales.

(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.