Galicia Celta – Símbolos Celtas Gallegos

Para encontrar la Galicia celta hay que bucear en las oscuras aguas de la Historia. Los celtas lograron expandir la influencia de su cultura durante la práctica totalidad de la Edad del Hierro y la Península Ibérica no permaneció ajena a estas corrientes centroeuropeas. ¿Quieres conocer cómo llegan los celtas a Galicia? Entonces, sigue leyendo.

El origen de los celtas en Galicia

Antes de la Edad del Hierro Galicia ya estaba poblada. Diferentes tribus pre célticas ocupaban el territorio durante la Edad del Bronce. Albiones, Zoelas o Seurros son ejemplos de estas poblaciones, algunas de las cuales llegaron a presenciar la conquista romana y la posterior romanización. Durante siglos la Península Ibérica recibió sucesivas oleadas de habitantes de Europa que se unían al sustrato anterior.

Este es el caso de los celtas o, más bien, de varios grupos. Los celtas sefes y los de Hallstatt llegaron atravesando el norte peninsular hasta asentarse en las tierras que hoy llamamos Galicia. Los usos y costumbre nativos y extranjeros terminaron por integrarse con el paso del tiempo. Los castros celtas en Galicia surgen de esta unión. En ellos se ha querido ver una fuerte presencia celta en la decoración de algunos espacios.

Las piedras fermosas, enormes bloques que cerraban las saunas de algún castro celta, muestran una simbología propia de estos pueblos, como espirales o trisqueles. Sin embargo, uno de los problemas de esta cultura es que fue ágrafa, por lo que solo conocemos sus nombres, costumbres y ritos a través de las fuentes escritas romanas que provienen de la conquista del lugar.

Los celtas galaicos

La Galicia celta atesora una serie de restos que muestran simbolos celtas gallegos. No obstante, no dejaron escritos sobre ellos mismos, lo que dificulta conocer en profundidad a estas gentes. Quizás solo nos quede rezar a Dagda para conocer mejor a sus antiguos adoradores.

galicia celta

Influencia de los pueblos celtas en Galicia

Ha surgido desde hace unos años una enorme polémica en cuanto a los orígenes de la Galicia celta. Estudios genéticos desmentían una posible relación entre la población irlandesa con la gallega en cuanto a un pasado común. Si estos hechos son ciertos entonces, ¿estuvieron los celtas en Galicia? La respuesta es sí.

El estudio genético logró dividir a la comunidad científica, sin embargo, son muchas las disciplinas que atestiguan la presencia de los pueblos celtas en Galicia. Desde una perspectiva lingüística, aunque el gaélico no ha perdurado hasta nuestros días, aún existen remanentes de la lengua que aparecen en diferentes topónimos gallegos. También desde la arquitectura y la arqueología podemos encontrar restos de castros, que eran viviendas, además de monolitos y un rastro de simbología celta.

Sin embargo, una prueba más, y más evidente, es esa sensibilidad musical tan característica y tan presente a día de hoy en la Galicia moderna que no guarda relación con la música tradicional del resto de España. En esa sensibilidad musical, aparece majestuosamente la gaita, propiamente celta, y que hermana a Irlanda, Escocia y Galicia.

Además, son muchas también las semejanzas culturales e identitarias del pueblo gallego con la cultura celta. La magia y el respeto a la naturaleza están muy arraigados en el folklore gallego. Por otro lado, el deseo típicamente celta de aventura está muy ligado a los procesos migratorios y al mar, los cuales, han marcado en gran medida la historia y la cultura gallega. También se comenta que hay muchos rubios en Galicia debido a la influencia de los pueblos celtas, y efectivamente es cierto que hay mucha gente rubia en Galicia.

No obstante, algunos historiadores sostienen que las tribus autóctonas de Galicia, al entrar en contacto con tribus celtas, adoptaron su cultura y pasaron a denominarse a sí mismos celtas. Sea como fuere, la Galicia celta es una realidad: son tantos los puntos de unión entre estos pueblos que negar su presencia resulta imposible. Sin embargo, muchas son las incógnitas que aún quedan por resolver.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.