Guerreros y Armas Celtas

Tiempo de lectura: 6 minutos

Los guerreros celtas eran muy agresivos y poco sutiles, y es que la terrible reputación de los guerreros celtas proviene de sus enemigos, sobre todo los romanos.

Los celtas podrían haber sobrevivido a la guerra con los romanos de no haber sido por la desunión existente entre ellos. La vida pacífica no estaba hecha para los celtas, incluso se enfrentaban entre ellos. Los celtas británicos e irlandeses estuvieron de guerra entre ellos mismos.

La sociedad celta nunca fue unificada desde el punto de vista político, se organizaban en tribus y estaban constantemente en guerras. Los celtas se expandieron por todo el continente Europeo, de una punta a la otra, del este al oeste, incluyendo las islas británicas.

Los Celtas no tenían nación ni tampoco rey. Eran guerreros organizados en tribus que solo se unían cuando debían combatir a un enemigo común. No eran bárbaros exactamente, pero pasaron mucho tiempo luchando.

La cultura de La Tène

La época conocida como la cultura de la Tène fue el mejor momento del pueblo celta. La cultura de La Tène es una cultura perteneciente a la Edad del Hierro, también conocida como Edad del Hierro II.

Es una cultura mayoritariamente celta, cuyo núcleo está en los Alpes, aunque en su apogeo terminará por extenderse por el centro de Europa, Francia, oeste de la península ibérica, islas británicas y parte del este de Europa.

La cultura de la Tène se encontró a si misma luchando contra los romanos en el sigo IV antes de Cristo, y tres siglos más tarde había desaparecido de todos los registros arqueológicos de Europa Central.

Como eran los Guerreros Celtas

A pesar de sus luchas internas y de no estar unificados bajo un mismo lider, los celtas ocuparon grandes extensiones del continente europeo y de oriente medio hace 2300 años. Gracias a tumbas y cuerpos de guerreros celtas encontrada en la actual república checa, los arqueólogos han podido conocer como fue su estilo de vida.

Los varones eran guerreros de élite que pertenecían a una clase social determinada. A esa clase social pertenecían casi el 20% de la población de la época. Por eso a los varones se les enterraba con sus armas. Esas armas eran todo el equipamiento con el que contaban: espadas, lanzas y escudos. También se han encontrado varatijas.

La terrible reputación de los guerreros celtas proviene de sus enemigos. Está claro que quienes luchaban contra los celtas lo hacían con mucho miedo y respeto, ya que se tenían que esforzar al máximo de sus posibilidades. Y es que los celtas vencieron a los romanos cuando los romanos se creían invencibles. Cuando atacaban, los guerreros celtas parecían los asesinos más fieros que jamás se habían visto en el mundo. No hay duda de su brutalidad en combate pero esa no era su única característica.

Se dice que además de buenos guerreros eran pretenciosos y fanfarrones. No obedecían a nada ni a nadie más que a ellos mismos, y su personalidad atendía a un fuerte sentimiento de individualidad, eran muy suyos, quizás es por esto que se les veía aterradores. Algunos escritores clásicos de la antigüedad los han descrito exactamente así.

Los guerreros celtas eran muy belicosos. Su naturaleza era la de ser guerreros, lo llevaban en la sangre, pero a la vez se comportaban de manera muy distinta a la de otros guerreros o ejércitos de la época quizás más civilizados.

Algunos llevaban tatuajes, otros se pintaban el cuerpo de azul, e incluso algunos luchaban directamente desnudos. Es por eso que los romanos los llamaban picti, que significan “los pintados”. Teniendo esto en cuenta, es normal que romanos y griegos tuvieran a los celtas como algo distinto a lo que conocían.

Las mujeres celtas acompañaban a los hombres en el campo de batalla. Los romanos y griegos se quedaban “flipando” ante semejante idea, y llegaron a la conclusión que los celtas eran unos auténticos bárbaros. Los celtas se ganaron su reputación de guerreros extremadamente violentos.

Artesanos, Druidas, Herreros y Poetas

Se sabe que los celtas eran artesanos y que las mujeres celtas disfrutaban de muchos derechos.

Se dice que los herreros, los druidas y los poetas eran admirados en la cultura celta por el papel que desempeñaban durante las batallas: los druidas actuaban de profetas, los poetas componían canciones para la guerra y los herreros fabricaban las armas.

Los celtas no solo eran buenos guerreros sino que hacían de la guerra un arte. Se agrupaban en clanes con un fuerte concepto de familia y antes de cada batalla, oraban con los druidas y hacían ritos de purificación.

A los artesanos que fabricaban esas preciosas armas celtas se les consideraban alquimistas. Trataban a esos herreros como si fueran chamanes, porque ellos conocían técnicas y procedimientos totalmente desconocidos e inaccesibles para el resto de miembros de la tribu.

Los verbos forjar y cantar comparten en mismo origen en las lenguas semíticas, lo que quiere decir que los herreros recitaban y cantaban formulas mágicas en verso mientras trabajaban construyendo armas. Esto demuestra que el oficio del herrero era un oficio meramente artesanal. Los celtas, como todas las civilizaciones tempranas, trabajaban con el fuego.

Armas celtas

Las espadas formaban una parte muy importante en la mitología celta. Las espadas de la cultura de la Tène eran muy bonitas. Sentían preferencia por mostrar imágenes de la naturaleza.

Se tardaba unas 1000 horas en fabricar una espada. Había que preparar todo el material que se utilizaría en la fabricación de la espada, lo cual ocurría desde el principio de la edad media.

guerreros celtas espada

No sabemos con certeza si se valoraba a los artesanos celtas como se valoraban a los grandes artesanos en otras culturas. En la cultura de la Tène, al final de la edad de hierro, existían artesanos que trabajaban el bronce, el cristal y ornamentos de manera impecable.

Los celtas utilizaban varias armas distintas, por ejemplo lanzas con puntas muy largas y afiladas, aunque no tan largas como las que usaron los giregos, también garrotes a los que ataban objetos y que usaban como mazas. Y en la antigua galia se han encontrado unas hachas que lanzaban a sus enemigos a distancia. Podían lanzárselas a los romanos y como mínimo tendrían que defenderse con escudos, y muchas veces estas hachas atravesaban cualquier armadura que llevaban puesta los romanos.

Tanto en el campo como en la batalla, el arma de un celta indicaba su posición en la jerarquía social. Existían dos jerarquías sociales, una a la que pertenecían los hombres guerreros y las mujeres mas distinguidas y otra a la que pertenecían el resto de la población, entre el 60 – 80 por ciento de ellos, que vivían una vida normal y tranquila dedicada a la agricultura.

Las armas de los celtas eran pequeñas obras de arte, lo que las distinguía de otras armas de la época, pero no todos los celtas usaban estas armas de calidad. Había filas de espada de doble filo tan bonita como mortal. El pueblo celta fue uno de los pocos pueblos cuyas armas se consideran verdaderas obras de arte.

Sus escudos eran igual de bonitos que sus espadas. Los guerreros dependían de sus escudos tanto como de sus armas. Cuando estudiamos a los celtas, solemos hacerlo en base a sus conflictos con los romanos. Las armas de los celtas estaban hechas de metal y sus empuñaduras mostraban ornamentos muy interesantes.

escudos celtas

El equipamiento militar de los celtas consistía en una espada o una lanza y un escudo. Los escudos llevaban algunas piezas de hierro, por ejemplo en la empuñadura y en los bordes. Las armas de los celta estaban individualizados según la personalidad de cada guerrero. Sería muy complicado encontrar dos armas iguales en toda la cultura de la Tène. Había armas parecidas, pero no iguales.

Los niños celtas aprendían a usar las espadas con réplicas de madera al principio. Los adultos se encargaban de que los niños estuvieran bien instruidos de cara a la batalla y de que crecieran acostumbrados a las armas. Los niños aprendían así a defenderse de animales salvajes, incluso de algún otro romano.

La invención de la cota de malla se atribuye a los celtas. Formar una cota de malla uniendo todos los anillos entre sí no era tarea fácil. Para fabricar una se tardaba toda una vida, por eso solo lo llevaban los miembros más distinguidos.

Los romanos tuvieron que cambiar las armas con las que combatían para enfrentarse a los celtas. Los celtas iban a caballo y llevaban espadas más largas que los gladius, que eran las armas que llevaban al principio los romanos. Por lo tanto, se vieron obligados a igualar estas armas para poder hacer frente y competir con los celtas.

Celtas contra romanos

Como sabemos, el mayor enemigo de los celtas fue el imperio romano. Los celtas saquearon la ciudad de Roma en el sigo V antes de Cristo. Los Romanos nunca olvidaron ni perdonaron semejante humillación y entablaron la guerra contra los celtas durante los siguientes 400 años.

Invadieron Germania, la Galia y finalmente Britania. Los Romanos contuvieron a los celtas durante largos periodos de tiempo pero nunca lograron acabar con su espiritu rebelde.

Cuando los celtas lucharon contra los romanos por defender su territorio, se ha escrito que las victorias romanas fueron espectaculares. Las batallas entre celtas y romanos fueron bestiales. Los romanos los describían como enemigos fuertes y peligrosos, pero no inmortales, y al final los romanos los vencieron en combate.

consultor seo

Celta Digital

Música y cultura van de la mano en esta revista digital, donde encontrarás información relacionada con la Música Folk, Eventos Culturales, Crónicas, Esoterismo, Mitología sobre Celtas y Vikingos, y temas como: Festivales, Grupos / Músicos y Mercados Medievales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.