Litha – La Noche Celta de San Juan


(Votos: 6)
Tiempo de lectura: 2 minutos

La noche de San Juan o noche Litha es un ritual pagano que ha trascendido hasta nuestros días. Originario de la cultura celta, ha llegado hasta nosotros con otro nombre y algunas variaciones.

Litha - La Noche Celta de San Juan

Origen de la noche de San Juan

El nombre original es la noche de Litha, usado por primera vez entre los siglos VII y VIII. Aunque recibió otros nombres en distintas partes de Europa como Alban Hefin o Midsummar.

Mira también:
Desfile del Día de Muertos, Ciudad de México 2022

El significado de esta festividad

En la cultura celta, la noche de San Juan corresponde al solsticio de verano. El sol está en su punto más alto, dando el día más largo y la noche más corta del año.

Representando así el triunfo de la luz sobre la oscuridad y el comienzo de la muerte. Luz y oscuridad debían alternarse como la vida y la muerte.

La entrada al mundo feérico

El mundo feérico constituía un pilar importante de la noche de Litha. La cortina que separaba el mundo humano de este mundo mágico se difuminaba. Permitiendo la interacción con los llamados círculos de hadas.

Caprichosas e impredecibles criaturas que podían conceder riquezas, lanzar hechizos mortales o llevarte a su mundo para siempre. Se preparaban ofrendas a los dioses solares o a las propias hadas. Ofrendas de sangre, carne, cereales o bebidas dulces.

Mira también:
Grupo de Cábala Ejud, escuela de Cábala de referencia en español

La magia de la noche de San Juan

Diferentes elementos unían sus propiedades mágicas en este evento. La noche de Litha se componía de tres magias principales: fuego, agua y hierbas.

La magia del fuego

El fuego era un elemento purificador representado por las hogueras. Insuflaba fuerzas al Sol para resistir a la espera de días más largos.

También se usaba como ritual amoroso o para conseguir buena suerte. Solían confeccionarse objetos que se quemaban para dejar atrás el pasado. Creían que las cenizas tenían propiedades curativas para la piel.

La magia del agua

El agua tenía el poder de bendecir. Caminar hacia atrás mirando la luna y sumergirse desnudo en un lago proporcionaba buena salud. En la playa, saltar olas hacia atrás concedía un año de buena suerte y fertilidad. El rocío también tenía cualidades mágicas.

Mira también:
Boudica: la reina guerrera celta de los icenos

La magia de las hierbas

Se creía que tenían mayor concentración de poderes mágicos y curativos en la noche de San Juan. Recolectaban ramilletes de plantas para protegerse.

O se quemaban para conseguir un deseo según el significado de cada planta. Un ritual pagano y mágico.

consultor seo

Celta Digital

Mentes inquietas, apasionadas de la magia y el misterio de otras culturas, recogemos en esta revista digital información sobre eventos culturales, música folk, crónicas, esoterismo, mitología celta o historias de vikingos. Búscala en Festivales, Grupos / Músicos y Mercados Medievales.

(Votos: 6)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: Celta Digital
  • Finalidad: tramitar y responder tu comentario
  • Legitimación: tu consentimiento
  • Destinatarios: no se comunicarán los datos a terceros
  • Derechos: por supuesto tendrás derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos escribiendo a: info@celtadigital.com

Más información en la política de privacidad